Pedidos superiores a 80 € portes gratis

¡AYÚDAME SEÑOR!

¡Antonio! no tenemos perdón de Dios, hace siete años que nos vinimos a esta casa y no hay noche que no juré en arameo al contemplar el “puñetero” globo blanco que tenemos por lámpara ahí arriba… y tu pijama de cuadros verdes que me pone del hígado. y… además esa xxxx bombilla que me deslumbra!

Primero vamos a hacernos algunas preguntas: 

Y así empieza a resolverse uno de los más famosos pequeños dramas domésticos: poner la lámpara del dormitorio. Lo del pijama se lo dejaremos a Abanderado

Se nos resiste este punto de luz más que un sudoku nivel Stephen Hawkings. Vamos a ver si os podemos proporcionar ciertas pistas que os ayuden a elegir la mejor iluminación para el dormitorio. 

1.- ¿Qué altura libre tengo en la habitación? 

No es lo mismo tener 2.40 metros, que es lo más habitual, que tener 3. Si tenemos la primera altura es probable que estemos obligados a recurrir a lámparas que descuelguen poco o de superficie, hay opciones irresistibles. Pero también nos podríamos tirar a la piscina colocando algún lamparón bien pegadito al techo. 

2.- ¿Dónde tengo el punto de luz? 

En la mayoría de las ocasiones este punto lo encontramos en el centro geométrico de la habitación. Si te cae justo encima de la cama puedes recurrir a una lámpara que descuelgue siempre y cuando no seas aficionado al salto del tigre porque comer lámparas no es bueno para la salud. Si libras la cama y la altura con la que cuentas es normalita la solución irá por el mundo aplique de techo pero tranquilo, hay miles de soluciones bonitas que no te obligan a poner un plafón blanco del infierno cementerio de coleópteros. 

3.- ¿Necesito luz? 

Esto es fundamental . El dormitorio es un lugar que puede no necesitar apenas iluminación más que las de las mesillas y que nos puede bastar con colocar una lámpara decorativa que incluso ofrezca una luz muy cálida, casi nula, pero que acompañe a las noches de relax o lectura profunda. 

4.- ¿Para qué necesito la luz? ¿Qué quiero iluminar? 

No es lo mismo iluminar un rincón o una mesa que un espacio, así que las lámparas serán muy distintas para conseguir estos efectos. Y por supuesto si lo que buscar en una luz tenue que genere ambiente lo que buscar es una lámpara decorativa y ahí se abre un mundo impresionante de opciones. 

En un dormitorio podemos necesitar dos tipos de luz: una general que ilumine todo el espacio y otra focal en la mesilla de noche. A veces queremos que esa luz general sea tenue, decorativa, en este caso tenemos mil opciones. 

5.- ¿Qué estilo queremos? 

Buff… complicado asunto este, pero tal vez tengamos una ligera idea de lo que deseamos… clásico, nórdico, natural , art decó … algo se nos ocurre fijo, si no siempre podrás tirar de la revista AD y consultar lo que está ON en ese momento. 

Y ahora os contamos cuál es nuestra iluminación ideal para un dormitorio: una luz cálida y acogedora a los lados de la cama que a su vez nos permita lee, por ello recomendamos lámparas focales y articuladas. Por otro lado necesitaremos otra que ilumine el resto de la habitación, desvía del centro hacia una esquina por ejemplo, y bájala sin miedo colocando debajo una mesita auxiliar o una planta. Ni el feng shui mejor aplicado te relajará tanto como un dormitorio bien iluminado. 

Si respondes a cada una de las preguntas nos iremos acercando a las posibles lámparas candidatas. Pero que no cunda el pánico porque aquí es el punto en el que viene un profesional y te resuelve la papeleta .

Es el cerebrito que sabe traducir cada respuesta a una lámpara. Así que nuestro consejo en resumen es: hazte estas preguntas, dales respuesta y danos un toque. Intentaremos resolver tu enigma luminoso en un periquete ofreciéndote varias posibilidades y prometemos que a cada cual más bonita.